La ISP apoya a los estudiantes y activistas que convocan dos viernes de movilizaciones climáticas mundiales: el 20 y el 27 de septiembre de 2019.

Para la ISP, el problema del cambio climático es fundamentalmente político. Tras décadas de esfuerzos, las corporaciones han logrado adueñarse de nuestros Gobiernos y asegurarse de que se promulgan y se implementan el menor número posible de políticas y regulaciones que supongan una amenaza para sus beneficios. Nos referimos, sobre todo, a las gigantes corporaciones de combustibles fósiles y de la agroindustria, además de a las compañías financieras que financian y se benefician de dichas industrias. Por eso tenemos acuerdos climáticos inoperantes, que sentencian a las especies ¡pero dejan intactos los beneficios y las prerrogativas corporativas!

Animamos a los sindicatos a adoptar todas las medidas posibles para educar y movilizar a sus miembros sobre las amenazas del caos climático. Algunos sindicatos van a convocar huelgas, otros están negociando con los empleadores permisos flexibles que permitan a las trabajadoras y los trabajadores unirse a las manifestaciones. Hay sindicatos que están organizando sesiones de formación para sus miembros, y que se reunirán con estudiantes para compartir puntos de vista. Sin embargo, es probable que los trabajadores y las trabajadoras tengan que convocar paros para ejercer el nivel de presión necesario para cambiar el comportamiento de la comunidad empresarial.

La huelga estudiantil del 20 de septiembre, que forma parte del movimiento ‘Fridays For Future’ (Viernes para el Futuro), se convoca como medida de presión a los jefes de Estado presentes en la Asamblea General de la ONU, para que adopte medidas radicales que permitan frenar el creciente caos climático. La Cumbre del Clima de la ONU del 23 de septiembre intentará, por enésima vez, convencer a los líderes de los Gobiernos para que actúen. La ISP apoyó el primer llamado mundial de los estudiantes, lanzado en marzo de 2019.

El día 27 de septiembre está convocada la Huelga por el Planeta. La convocan una coalición de organizaciones y activistas progresistas con el objetivo de hacer retroceder el poder corporativo, su miope ánimo de lucro a expensas de las personas y del planeta y la apropiación corporativa de nuestros Gobiernos.

Los sindicatos deben participar de manera activa y urgente en la lucha contra la crisis climática.