Declaración de la ISP - Primero de Mayo : Lxs trabajadores de los SPU deben ser reconocidxs no sólo en tiempos de Covid y guerras

En este Primero de Mayo, la ISP pide a los gobiernos que inviertan en su gente, que rechacen la austeridad y los nuevos recortes en los servicios públicos y que valoren a lxs trabajadores de los servicios públicos de urgencia (SPU), a lxs que en la mayoría de los casos se les niegan derechos fundamentales, ya sea por la legislación sobre servicios esenciales o por estar agrupadxs en lo que a veces se conoce como servicios uniformados, que incluyen a lxs bomberxs y a la policía.


El mundo se centra en la guerra de Ucrania. Las fotos y los vídeos de la devastación muestran a lxs bomberxs y al personal paramédico de urgencias luchando entre los escombros para salvar vidas, incluso a riesgo de las suyas propias. Otros muestran a loxs trabajadores de los servicios de salud en su trabajo, incluso mientras los proyectiles destruyen hospitales y clínicas. Sin embargo, éste no es el único conflicto en el que estxs trabajadores corren peligro; Yemen, Siria, Palestina, son sólo algunos de los muchos ejemplos en los que nuestrxs amigxs y colegas ponen sus vidas en peligro.

A muchxs trabajadores de los servicios públicos de urgencia (SPU) se les niegan los derechos fundamentales, ya sea por la legislación sobre servicios esenciales (que incluye al personal paramédico de urgencias) o por estar agrupados en los servicios paramilitares, a veces conocidos como servicios uniformados, que incluyen a lxs bomberxs y a la policía. Esto significa que a estxs trabajadores no se les permite negociar sus condiciones de trabajo, aunque en los SPU es fundamental que lxs trabajadores participen y puedan ejercer todos sus derechos. 

Muchas de las personas llamadas a realizar el trabajo de los SPU no están capacitadas, están mal equipadas y mal coordinadas. Las Directrices de la OIT (2018) sobre el trabajo decente en los servicios públicos de urgencia exponen en detalle las necesidades de lxs trabajadores en este sector. También señalan los riesgos de depender demasiado de voluntarixs. Pero estas son normas no vinculantes que apenas se aplican.

La respuesta a las emergencias abarca mucho más que lxs bomberxs y el personal paramédico -aunque estos dos grupos son los más visibles, y posiblemente los mejor preparados, y quizás los que más riesgo corren. Pero muchas otras profesiones deben participar en la preparación y la respuesta; la mayoría de lxs trabajadores municipales tienen que anticiparse, ya sea para bloquear y proteger las infraestructuras (transporte público, agua y alcantarillado, energía, internet, datos, comunicaciones), para coordinar los equipos de respuesta, para recibir a las personas refugiadas y desplazadas, y para garantizar el acceso a los servicios esenciales en la fase de recuperación. Lxs trabajadores de la salud y la educación deben anticiparse a la evacuación. El personal de la salud necesita anticiparse a las operaciones de 24 horas al día durante los momentos más intensos y peligrosos. 

Necesitamos una inversión pública adecuada para reducir la pérdida de vidas y medios de subsistencia, y los daños económicos y medioambientales

El Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres también contiene el compromiso de los gobiernos de asignar fondos y personal para anticiparse a los desastres naturales y de origen humano con el fin de reducir los riesgos y las pérdidas de vidas.

La crisis climática provocará fenómenos meteorológicos más frecuentes e intensos, como incendios forestales, inundaciones, sequías o fuertes vientos. Y serán los SPU y otrxs trabajadores quienes se ocupen de ellos para mantenernos a salvo.

Necesitamos una inversión pública adecuada para reducir la pérdida de vidas y medios de subsistencia, y los daños económicos y medioambientales. La austeridad y los nuevos recortes públicos son una narrativa anticuada que al final resultó ser una falacia: mientras los gobiernos afirman que no hay fondos para invertir en los servicios públicos, para aumentar los salarios, para invertir en la salud, están literalmente haciendo llover dinero para financiar una guerra que sólo trae muerte y destrucción. 

En el Primero de Mayo de 2022, la ISP pide a los gobiernos que inviertan en su pueblo, que rechacen la austeridad y los nuevos recortes en los servicios públicos, y anima a todas las afiliadas a seguir movilizándose por un desarrollo alternativo y sostenible.

VEA EL NUEVO VIDEO DE LA ISP

Video

We are the public service workers who make society work. We’re your nurses and carers looking out for your loved ones. We’re the utility workers keeping your lights on and the water flowing. We’re there for you in the good times - and in moments of crisis.

PSI - We are the workers who make society happen