La movilización contó con la adhesión de otras centrales, sindicatos y movimientos sociales, incluyendo a las afiliadas a la Internacional de Servicios Públicos. El acatamiento fue masivo en todo el país.

El dirigente Héctor Daer, de la Confederación General del Trabajo de Argentina (CGT), clasificó como “contundente” el paro nacional llevado a cabo este jueves, 6 de abril, y convocado por esa central. La movilización contó con la adhesión de otras centrales, sindicatos y movimientos sociales, incluyendo a las afiliadas a la Internacional de Servicios Públicos (ISP). El acatamiento fue masivo en todo el país.

Los transportes no circularon y las calles quedaron prácticamente vacías. En la mañana temprano, se realizó piquetes en los accesos a la capital del país. La policía desalojó a los manifestantes y los reprimió con gas pimienta.

En una conferencia de prensa, Jorge Sola, secretario de Prensa de la CGT, destacó la gran adhesión a la huelga general y explicó sus motivos:

“Es una jornada de lucha contra una política económica que no contiene a los trabajadores y está pegando fuertemente en su poder adquisitivo.”

Las y los trabajadores argentinos exigen al gobierno frenar al desempleo, parar con las importaciones – que han llevado al cierre y recortes de fábricas –, revertir los tarifazos en los servicios básicos y mejorar las condiciones salariales de las distintas categorías, como de los maestros.

La red TeleSur listó algunos datos que justifican el paro nacional:

- El Gobierno pretende poner un techo en la paritaria (negociación salarial) de este año de 18 por ciento o 19 por ciento a los estatales y unos puntos más a los privados cuando la inflación se estima que de mínima estará en 25 por ciento, y el año pasado alcanzó más del 40 por ciento. Macri quiere consolidar salarios de miseria.

- Despidos y suspensiones. Más de once mil estatales despedidos en la administración pública nacional y otros miles en la reparticiones provinciales y municipales.

- Según el Indec (Instituto Nacional de Censos y Estadísticas), en el cuarto trimestre de 2016 reportaban casi un millón de desocupados.

- Los datos dados a conocer por el Observatorio de la Deuda Social de la UCA indican que hay 1,5 millón de nuevos pobres y 600 mil de nuevos indigentes desde la asunción del Gobierno de Cambiemos.

Mientras el país paraba, el presidente Mauricio Macri participaba, juntamente con empresarios y banqueros, de una reunión del Foro Económico Mundial para América Latina.