Movilización social

El 5 de septiembre la policía chilena reprimió violentamente las y los participantes de la Jornada de Protesta Nacional contra las políticas antisociales y antilaborales del gobierno del presidente Sebastián Piñera. Según Carolina Espinoza, dirigenta de la ISP y de la CONFUSAM, “hemos resuelto no seguir marchando por separado, sin lograr ser escuchados.”

Diversos movimientos y organizaciones sociales de Chile realizaron el jueves 5 de septiembre la Jornada de Protesta Nacional. “Nos hemos agrupado para resistir al gobierno empresarial, luchar contra la precarización de la vida y por todos nuestros derechos sociales”, explica, en la entrevista a continuación, Carolina Espinoza, dirigenta de la Confederación Nacional de Funcionarios de la Salud Municipalizada (CONFUSAM), miembra del Comité Regional de Mujeres de la ISP Interaméricas y vice presidenta del Comité Mundial de Mujeres de la ISP (WOC).

Las protestas fueron duramente reprimidas por las fuerzas policiales chilenas, y incluso algunos dirigentes y dirigentas fueron arrestados. “Se detuvo ilegalmente a decenas de manifestantes, mujeres y hombres, quienes a rostro descubierto y con las manos limpias – sólo cargábamos banderas y lienzos con nuestras reivindicaciones y nuestras organizaciones sociales – intentábamos manifestarnos en las calles de nuestro país.”, afirma Espinoza que también es vocera de la Coordinación Nacional de Trabajadores NO+AFP y de la plataforma Unidad Social.

¿Por qué las trabajadoras y trabajadores de Chile salieron a protestar ayer?

Diversos movimientos y organizaciones sociales por fin nos hemos agrupado para resistir al gobierno empresarial, luchar contra la precarización de la vida y por todos nuestros derechos sociales. "Unidad Social" agrupa a más de 60 organizaciones sindicales, estudiantiles, territoriales, de pobladoras/es, feministas, medio ambientales, etc., quienes hemos resuelto no seguir marchando por separado, sin lograr ser escuchados. Por años hemos marchado millones en las calles para acabar con la miseria de las y los jubilados, hemos gritado fuerte y claro NO más AFP, sin embargo el gobierno nos responde con un proyecto de ley que profundiza el actual fracasado sistema de capitalización individual.

En Chile hoy estamos reivindicando, salud, educación, trabajo, pensiones e incluso agua potable, la que hoy, privatizada en manos de empresas transnacionales, no es provista en los territorios. Hemos retrocedido en derechos que como sociedad habíamos alcanzado, y más aún, de prosperar las iniciativas del actual gobierno las cosas empeoraran. Estamos resistiendo a la contrarreforma tributaria, la flexibilizadora y antisindical reforma laboral, la contrarreforma de pensiones, de sala cuna, de vivienda, etc., etc. Rechazamos la aprobación de tratados de libre comercio. Éste mal gobierno está desmantelando todo para favorecer al gran empresariado, al 1% más rico de Chile que es dueño de las AFPs, de la banca, la industria, los medios de comunicación, etc.

Y como está claro que ya no basta con marchar decidimos realizar una jornada de protesta. Unidas y unidos para detener la voracidad del capital en todos los ámbitos de la sociedad, para poner freno a los abusos, a la represión y a los ataques a nuestras libertades y derechos, a la depredación y extractivismo del ecosistema, a la entrega de nuestras riquezas y patrimonio, más aún, cuando en el plano mundial existe una estrategia de los sectores más reaccionarios, representativos de las grandes transnacionales, con los objetivos de acabar con la democracia, retomar los caminos del totalitarismo y agudizar la salvaje depredación de los seres humanos, los territorios y el medio ambiente. Es la suerte de la humanidad y el futuro mismo de nuestro planeta los que están en juego.

Carolina Espinosa

Éste mal gobierno está desmantelando todo para favorecer al gran empresariado, al 1% más rico de Chile que es dueño de las AFPs, de la banca, la industria, los medios de comunicación, etc.

¿Cómo fue la jornada? ¿Qué tipo de acciones se realizaron?

Para este 5 de septiembre nos planteamos rememorar lo que como pueblo practicamos en la década de los 1980 cuando nos levantamos contra la dictadura de Augusto Pinochet convocando a Jornada de Protesta Nacional. Básicamente se realizaron acciones de agitación y propaganda en la mañana temprano, al medio día concurrir a manifestarnos al centro de las ciudades o asambleas e interrupciones en lugares de trabajo o estudio y al llegar la noche "caceroleo" (hacer ruido golpeando ollas) en los barrios.

¿La gente atendió a las protestas?

Pese a la invisibilización de nuestra convocatoria y a la brutal represión de las fuerzas policiales, estamos muy esperanzadas y reafirmamos que vamos por el camino correcto. Desde Arica a Magallanes, en las grandes y pequeñas ciudades, este 5 de septiembre de 2019 el pueblo de Chile rompió la falsa normalidad para protestar por sus derechos.

¿Cómo se dio la fuerte represión policial contra los que protestaban?

El contingente de Fuerzas Especiales de Carabineros (policía militarizada) se abalanzó sin contemplaciones contra quienes incluso desplazándonos por la vereda avanzábamos hacia el Palacio La Moneda. Se detuvo ilegalmente a decenas de manifestantes, mujeres y hombres, quienes a rostro descubierto y con las manos limpias – sólo cargábamos banderas y lienzos con nuestras reivindicaciones y nuestras organizaciones sociales – intentábamos manifestarnos en las calles de nuestro país. Sólo en Santiago hubo más de 100 detenidas y detenidos. Fue absolutamente desmedida y brutal la represión. La policía dirigió una enorme cantidad de gases directamente a la cara de jóvenes y viejos, y no sólo lacrimógenos, sino también gas pimienta, además de usar el carro lanza-agua.

¿Cómo ha sido la actuación de las afiliadas a la ISP en Chile frente a esta coyuntura?

Queremos una sociedad diferente con más libertad y democracia, con más igualdad y justicia, con más solidaridad y fraternidad. Necesitamos una nueva constitución política para terminar con todos los amarres que heredamos de la dictadura. En eso estamos todas y todos de acuerdo, por lo que hemos decidido actuar al unísono. Esta jornada del 5 de septiembre de 2019 es la primera de un proceso que seguiremos forjando y en el que las afiliadas a la ISP en Chile somos actores protagónicos y fundamentales para fortalecer la capacidad de coordinación y actuar unitario tan necesario en esta lucha de "David contra Goliat".

Foto: ANEF