Luchar y defender el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos es un acto de libertad del que nuestras organizaciones sindicales deben ser parte. Así como también, la lucha a favor de brindar servicios gratuitos de salud pública que garanticen los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.