La inacción de los gobiernos sobre el cambio climático se debe en gran medida a la excesiva influencia de las corporaciones en el proceso político. Las principales empresas de fósiles (petróleo, gas, carbón) ejercen un poder extraordinario sobre los gobiernos clave, y están bloqueando los cambios que se necesitan urgentemente.

La situación no podría ser más grave. El clima del planeta ya ha aumentado 1°C desde la era preindustrial. El derretimiento de los glaciares y el calentamiento de los océanos están ocurriendo incluso más rápido de lo que predijo el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas.

El caos climático ya es una realidad para los pequeños estados insulares y las comunidades costeras. Y las señales de alerta siguen llegando: desde las mega inundaciones hasta los huracanes y el aumento de la migración climática, es evidente que si no se toman medidas, el destino de todo nuestro ecosistema estará en peligro. Lxs trabajadorxs de los servicios públicos son los que están en primera línea para responder a las catástrofes climáticas. Conocen de primera mano la urgente necesidad de una acción política para reducir el calentamiento global.

Los sindicatos deben ser más activos en el tratamiento de esta cuestión existencial.

Sin embargo, el Acuerdo sobre el Clima de París no cuenta con las herramientas de aplicación necesarias para que las empresas rindan cuentas y los gobiernos no están en vías de cumplir sus objetivos de emisiones. Tras 25 años de negociaciones, los gobiernos han acordado medidas que aún registrarán un aumento de 3°C en la temperatura media, lo que devastará ecosistemas enteros, causará la extinción de especies y provocará un sufrimiento humano incalculable.

Luchar para garantizar una transición justa y equitativa para lxs trabajadorxs afectadxs por el paso a la producción de energía de bajo carbono es un paso importante.

MÁS INFORMACIÓN

¿Cómo llegamos aquí?

La extracción e incineración de combustibles fósiles fue la base de la revolución industrial del siglo XIX. Sociedades enteras están construidas sobre este modelo y replican la mayoría de sus fundamentos, incluyendo sus inherentes desigualdades sociales: la incineración de combustibles fósiles no sólo consistía en transformar una fuente de energía en energía mecánica, sino también en controlar la mano de obra.

La primera revolución industrial fue sobre la extracción de valor del carbón y de lxs trabajadorxs.

Lamentablemente, no ha cambiado mucho. Los recursos naturales baratos y la mano de obra barata siguen siendo los insumos clave para el sector industrial y, cada vez más, para el sector de los servicios.

El hecho de que en la mayoría de los países la mano de obra haya cedido el control de las herramientas de producción al capital significa que el movimiento sindical se ve obligado a inventar nuevas herramientas para canalizar sus demandas de justicia y equidad.

También significa que la mayoría de las sociedades son incapaces de forzar un final dramático y rápido de la incineración de combustibles fósiles, ya que las principales empresas de combustibles fósiles han acumulado un enorme poder financiero, industrial y político.

Una Amenaza Urgente

Simplemente no podemos combatir el calentamiento global a través de un cambio incremental. Necesitamos ahora un cambio en el sistema para reducir los desastrosos resultados que se pronostican.

150

milliones de personas

las personas se verán obligadas a migrar a causa del cambio climático, a menos que se tomen medidas urgentes

71%

del total de las emisiones mundiales

son responsabilidad de 100 corporaciones

$2

billiones

gastado por el lobby de los combustibles fósiles para debilitar el cambio a una economía más verde

Luchando contra el lobby de los combustibles fósiles

Una transición justa y equitativa requiere una intervención gubernamental profunda y directa. El gobierno debe imponer el marco normativo y establecer los instrumentos jurídicos y reglamentarios para imponer esta transición. Sin embargo, este tipo de política va en contra de los intereses de las grandes empresas de combustibles fósiles, que tienen una gran influencia sobre lxs políticxs.

Lxs trabajadorxs y los sindicatos del sector de la energía deben darse cuenta de que no pueden ganar esta lucha por sí solxs. Necesitan aliadxs. Deben integrarse con lxs miembros de la comunidad para crear demandas políticas que no puedan ser ignoradas. Las estimaciones muestran que el 75% de los costos para reducir las emisiones de carbono tendrán que provenir de los presupuestos públicos

Trade Unions for Energy Democracy

Ayudamos a dirigir Sindicatos por la Democracia Energética - una coalición de movimientos laborales dedicada a promover una transición pro-trabajadores y pro-público hacia una economía más limpia y más verde.

Sitio Web de TUED

No tenemos tiempo para seguir esperando un cambio

La transición para dejar de utilizar combustibles fósiles requiere una política gubernamental audaz que garantice que los millones de hombres y mujeres que trabajan actualmente en estos sectores no se vean perjudicadxs.

Una transición hacia un sistema más limpio y justo ofrece oportunidades positivas para lxs trabajadorxs y los sindicatos.

Las nuevas formas democráticas de producción y suministro de energía podrían crear millones de puestos de trabajo y aumentar la participación y la responsabilidad públicas.

No podemos esperar a que se materialicen las soluciones de mercado: necesitamos que los gobiernos tomen la iniciativa mediante la promoción de soluciones de energía limpia y la creación de empleos climáticos y una nueva economía ecológica.

Abogamos por una acción climática pro-pública y liderada por el gobierno en foros clave como las reuniones de la COP de la ONU.

Vinculamos la temática del clima con la lucha más amplia por la justicia económica, mediante la investigación y el análisis de los intereses turbios que frenan el progreso y cómo podemos superar estas barreras.

Anvic Villar Public Services Labor Independent Confederation (PSLINK)

"Estamos en la primera línea de la lucha contra el cambio climático"

Anvic es un médico de primeros auxilios en la pequeña ciudad de Bislig en la costa de Filipinas.

Cuando los huracanes y tifones golpean su comunidad, corre hacia el peligro.

El cambio climático ya está aumentando la frecuencia e intensidad de estos desastres, y lxs trabajadorxs como Anvic tienen que hacer frente a las trágicas consecuencias.

Mira un cortometraje sobre Anvic y su sindicato, parte de la serie de videos One Day de la ISP.

Video

Estudiantes de todo el mundo se declararon en huelga el 15 de marzo contra la inacción del gobierno en relación con el cambio climático. Apoyamos a esta nueva generación de activistas para desarrollar la presión política necesaria para hacer frente a la crisis climática mundial #FridaysForFuture #ClimateStrike #schoolstrike4climate

Video: Huelga mundial por el clima - 15 de marzo de 2019

Luchamos por tu derecho a servicios de distribución públicos de alta calidad

Tus amigxs, familia y comunidad dependen de estos servicios, y lxs trabajadorxs que los prestan dependen de condiciones de trabajo seguras y de calidad.

Luchamos por los derechos sindicales

Promovemos la ratificación y la aplicación del Convenio 151 de la OIT y luchamos por el reconocimiento de los derechos sindicales en todas las áreas de la administración nacional

Protegemos el empleo

Trabajamos con las afiliadas para asegurar que la digitalización contribuya a la calidad de los servicios públicos, no a la reducción de los servicios públicos y a los ataques a lxs trabajadorxs

Promovemos la independencia de lxs funcionarixs públicxs

Defendemos el importante papel que desempeñan lxs funcionarixs públicxs en la prestación de un asesoramiento sincero, valiente y basado en pruebas para contrarrestar la corrupción.

Respaldamos un sistema de gobernanza mundial sólido

Abogamos por los derechos laborales, la negociación colectiva y el acceso a la justicia de lxs funcionarixs públicxs internacionales, incluidxs lxs consultorxs y pasantes.

¡Involúcrate!

¿Quieres saber más sobre la remunicipalización en todo el mundo?

Consulta el rastreador de remunicipalización y aprende más sobre cómo ganan las campañas.

¿Tienes información sobre las prácticas dudosas de las empresas que se dedican a la privatización del agua o la energía?

Filtra la información hacia nosotros.

¿Quieres lanzar tu propia campaña contra la privatización de los servicios públicos de suministro?

Utiliza nuestra herramienta para diseño de campañas People Over Profit

¿Quieres entrevistar a la ISP como parte de una investigación sobre los servicios públicos de agua o energía?

Contacta a David Boys, nuestro responsable de servicios públicos de distribución y secretario general adjunto de la ISP.

¿Quieres saber más sobre cómo los sindicatos están luchando por una transición justa?

Resistiendo a la privatización de la energía

El modelo neoliberal de desregulación, desagregación y privatización es un fracaso.

Un fracaso para lxs trabajadorxs de la energía cuyos salarios, condiciones de trabajo y seguridad laboral son atacados, y cuyos sindicatos son a menudo desmantelados.

Un fracaso para las familias y comunidades cuyas tarifas aumentan para pagar las ganancias corporativas, los dividendos de los accionistas y las campañas de marketing masivo para vender los mismos electrones bajo diferentes etiquetas.

La única manera de lograr la transición energética que necesitamos es a través de una fuerte inversión pública, la propiedad y la gobernanza de las fuentes de energía renovables.